Basquetour: Senderismo

Buscador

Senderismo Euskadi

Volver

Etapa 2: La Antigua-Brinkola

Sumergidos en un ambiente rural el camino va ganando altura bajo la vigía de los montes Argixao y Tralapata, y la potestad del paisaje pasa a manos de la inmensa foresta. El camino nos obliga a bordear la mole de Aizaleku y nos entrega a Santa Marina, ermita a los pies de Aztiria. Próximos a Legazpi el ambiente parece impregnarse del bálsamo férrico de antaño y el Parque de Mirandaola rinde un homenaje a tan atávica actividad.

Punto de salida: La Antigua

Punto de llegada: Brinkola

Nivel de dificultad: Dificultad media

Distancia: 16,50

Tiempo: 4:00

Desnivel: 586

Descripción:

Desde la Ermita de La Antigua una pista asfaltada nos conducirá, perdiendo altura y dejando varios desvíos a diversos caseríos, a la parte alta del barrio de San Gregorio (Zumárraga). Caminaremos por Antio hiribiea y San Gregorio kalea para llegar hasta el Alto de Eizaga, donde se encuentra la Ermita de Santa Engracia. Desde la rotonda de la carretera hacia Bergara y Legazpi subiremos al barrio de San Isidro, con la enormidad de Aralar como telón de fondo, y continuaremos por la parte trasera del Hospital Comarcal hasta salir a su puerta de acceso (1,7 m, 30 min.).

Desde el hospital (barrio Argixao), el camino vira a la izquierda en dirección al caserío Bidaurreta, en el barrio de Elgarresta, desde donde comienza una pista. Con una dirección general hacia el sur, el camino atraviesa varias villas y alcanza el cruce donde se deja a la derecha el caserío de Oruezabaleta.

Continuaremos a la izquierda, ganando altura y sorteando múltiples cruces a ambos lados del camino.

Varias construcciones disimuladas entre árboles nos indican la llegada a Goiko txabola (2,8 km, 1 h).

Nuestro periplo continúa bordeando el relieve de Zumarragamendi por su ladera oeste, y una vez superado el tramo ascendente enseguida se alcanza el collado de Argixao. Hacia el este se reconocen las cimas de Usurbe y el cordal montano que se extiende hacia Izaspi. Situados sobre la ladera este del monte Trapalaeta, continuaremos hacia el sur y alcanzaremos el caserío Irazola (5,5 km, 1h 30’).

Por pista de cemento al inicio y por estrecha huella después, atravesaremos un pinar con algunos ejemplares de haya. La senda bordea el monte Gaintxiki y alcanza una pista asfaltada que nos conducirá hasta el caserío Atagoiti, en el cruce con la carretera GI-3540 (6,8 km, 1 h 50’).
Situados sobre el núcleo de Legazpi, remontaremos la ladera del monte Aizaleku entre plantaciones de pino insignis. Después de superar el desvío hacia la cima, se abre ante nosotros una bella panorámica hacia el este que nos dibuja el valle de Gabiria, la cima de Usurbe y la Sierra de Aralar. El camino inicia el descenso hacia Aztiria, atravesando zonas de pasto compartidas con masas de pinar.

Varios caseríos nos indican la llegada a este barrio, cuyo núcleo se encuentra unos metros más adelante, en el cruce con la carretera GI-3520 y donde se localiza la Ermita de Santa Marina (9 km, 2 h 20’).

El camino desciende por pista cementada hacia el caserío de Biurrain y se introduce en un pinar que alberga algunos robles y hayas de gran porte. La senda asciende ligeramente y se introduce en una zona de monte donde abundan varias pistas. Tomaremos aquella que desciende tras superar una borda abandonada entre un frondoso bosque mixto. Tras cruzar una pista de cemento, cogeremos el segundo desvío a la derecha para a continuación enlazar con la carretera GI-3520 (12,6 km, 3 h10’).

Proseguiremos por esta carretera hacia el oeste hasta cruzar un puente y seguiremos por la pista que habrá que abandonar cuando alcancemos un desvío a la derecha, por un sendero que puede encontrarse disimulado por la vegetación. Entre la espesura del bosque mixto descenderemos suavemente hasta Mirandaola, tras salvar las vías del tren por un estrecho túnel (14,3 km, 3 h 30’).

Desde el parque de Mirandaola la ruta remonta el curso del río Urola, discurriendo entre su bosque ribereño de alisos, en dirección a Telleriarte y sus diversos núcleos de caseríos. En el camino hasta Brinkola nos acompañarán interesantes explicaciones de los aprovechamientos históricos del río Urola y de las obras hidráulicas que alberga su cauce, tan necesarias para el funcionamiento de sus ferrerías (16,5 km, 4 h).

Volver

ExperienciasTurismo de Naturaleza y Aventura Turismo Euskadi